9 de abril de 2008
Los apuros de un fotógrafo
La nuestra era de cartón, pero hacía su servicio, no se crean... Este era el título del sainete que, al fin, pudimos representar... Eso sí, tras tal cúmulo de desdichas que al final debería haberse llamado "Los apuros de un tutor". Y es que mis dulces larvas (léase alumnos de 1º), después de un mes de ensayos, habían sido incapaces no sólo de actuar con un mínimo de gracia, sino incluso de aprenderse sus papeles para la fecha prevista del estreno (el 30 de marzo), por lo que hubo que aplazarla.

Después de ensayar el miércoles pasado durante cuatro horas la misma escena (una hilarante apoteosis final propia del género) tiré la toalla... por no tirar a alguno por el balcón.

Pero como ya teníamos anunciada la representación para el domingo siguiente en un pueblo al que íbamos de excursión, había que hacer algún apaño. Y el apaño fue que en tres días un grupo de voluntarios 3º y 4º de E.S.O. tuvo que aprenderse sus papeles y aguantar unos maratonianos ensayos a razón de tres horas diarias.

Eso sí, lo bordaron y a mí casi me sacan a hombros. Y es que no hay nada como trabajar con profesionales.

P.D. El nudo de la corbata bien, gracias. Finalmente nudo simple de una sola vuelta... Total, me la arrancaba del cuello en la cuarta escena ¿para qué complicarse más?

 
Devanado por Escritor en el Tejado a las 1:25 p. m. ¤ Hay 4 Apostillas ¤ ¿Tienes algo que decir? ¤ Enlace a este post ¤ Menéame